Ir al contenido principal

Parque de Vista Alegre: el legado de los Simeón (galego/castellano) I parte

Existen los jardines galaico-portugueses que no tienen nada que envidiar a otros estilos más conocidos internacionalmente. Como estilo propio español tenemos el mozárabe y los patios andaluces, que fue el legado que nosotros  dejamos al mundo paisajístico. Pero la evolución por la que pasaron los Pazos y las Quintas en Galicia y Portugal hasta llegar al estilo colonial merecen un reconocido hueco en el estudio de la historia de los jardines.

Santiago de Compostela está lleno de rincones insólitos a la espera de ser descubiertos por el visitante. Esto ocurre con la Finca Simeón, antigua casa colonial que perteneció a una adinerada familia de banqueros, los Simeón.

Vista general de la Finca

Plano del Jardín
O parque de Vista Alegre, ou Finca Simeón, conserva as evidencias do xardín privado que foi: no seu opaco peche, nas estatuas que gardan o camiño, nas súas árbores –palmeiras, laranxeiras, maceiras, camelias, araucarias, etc., algunhas delas centenarias- e na súa pérgola e outros recantos sombreados que convidan a sentarse e descansar.





Esta fermosa finca aparece xa nos planos da cidade no ano 1796, co nome de Horta de San Martín, o que indica que era propiedade do veciño Mosteiro de San Martiño Pinario, que aínda está en funcionamento hoxe en día. A finca é un recinto rodeado en todo o seu perímetro por un potente muro de pedra que marca unha drástica separación entre o interior e o exterior, creando o seu propio mundo.







Sobre esta propiedade, que pertenceu a unha importante familia de banqueiros da cidade –os Simeón-, ademais da casona de estilo colonial de comezos do XX –rehabilitada polo premiado César Portela como selecto aloxamento de académicos universitarios, chamada Casa de Europa-, érguense agora, segundo proxecto de ordenación do mundialmente coñecido Arata Isozaki, o Centro de Estudos Avanzados da Universidade de Santiago e a Escola de Altos Estudos Musicais.







Cun contorno realmente envexable, ben podemos dicir que o seu extenso e variado xardín de máis de 36.000 metros cadrados fai honra ó seu sobrenome: Vista Alegre. Os seus 36.000 metros cadrados son xenerosos en toda clase de especies arbóreas coma laranxeiras, maceiras, camelias, cipreses, palmeiras, aciñeiras, araucarias, salgueiros e unha fermosa carballeira nun dos ángulos da finca. Pódese percorrer nun agradable paseo, durante o que o visitante descubrirá infinidade de recunchos sombreados que convidan a sentar e gozar da natureza en estado puro.


Típica composición gallega: Hórreo, Camelia y Aucuba japonica





Vistas de fondo de la Catedral de S. de Compostela


El encanto del musgo en los jardines gallegos




A Escola de Altos Estudos Musicais, obra de Antón García Abril rematada no 2001, é un gran cubo de toscas pezas graníticas, en cuxo deseño foron determinantes os requirimentos acústicos aos que estaba destinado. A pesada mole do edificio póusase no terreo axardinado, case sen tocalo, transmitindo a sensación de que aboia sobre a suave ondulación do solo. O interior, presidido por un baleiro que percorre toda a altura e conecta os diferentes espazos, está bañado de luz por un lucernario disposto na cuberta plana.



Sobriedad




Fue un auténtico descubrimiento este jardín. No me lo esperaba. Voy mucho a Santiago de Compostela y cada vez que voy descubro un nuevo rincón digno de post.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Hormonas de enraizamiento ecológicas

- Podemos aprovechar las hormonas que las semillas generan para su propia germinación. - Tradicionalmente se encajaba un grano de maíz en una hendidura practicada  en la base del esqueje.  Esta semilla al germinar generaba hormonas de enraizamiento que favorecía al esqueje. - Se puede usar soja, mijo, trigo, lentejas... en general cereales y leguminosas. - Usamos por ejemplo las lentejas porque son muy rápidas y seguras.

- Las ponemos a remojo en un bote de yogurt. Una parte de lentejas por cuatro de agua, durante 48 horas.


- Una vez germinadas, las pasamos por la batidora con el agua de su propia germinación. - Con este caldo podemos embadurnar los pies de los esquejes o empapar con él los
alrededores de los esquejes ya plantados. - Estas hormonas naturales se degradan fácilmente con la luz por lo que es mejor que el germinado tenga lugar en la oscuridad, y apliquemos el caldo inmediatamente. - Otra forma mas sencilla de usar las lentejas es enterrar unas cuantas junto con cada esqueje. Agua …

Plantas en el Ártico: la supervivencia del más apto

Sólo plantas resistentes pueden sobrevivir a fuertes vientos y fríos intensos en tierras polares. Las plantas con más éxito son simples, como musgos o líquenes. Crecen formando alfombras compactas y bajas  para evitar la congelación, captar la humedad disponible y ser aplastados por la nieve o el hielo.

     El verano al ser corto, las plantas florecen y crean semillas con rapidez antes de que regrese en invierno.. Hay pocos insectos, por eso muchas plantas se reproducen a partir de partes de sí misma como estolones o bulbos.

- Loiseleuria procumbens:



- Musgo:


- Sisynchium filifolium (Pálida doncella):

Esta planta subantártica de la familia del iris tiene hoja de tipo herbáceo. Puede almacenar nutrientes en sus raíces carnosas bajo tierra. Esta capacidad contribuye a su supervivencia y a crecer con rapidez en primavera.

- Artemisia borealis:


- Calandria feltonii:

- Primula scandanavica (Prímula del norte):

- Deschampsia cespitosa:

Amaryllis, las "Damas desnudas"

En el otoño Sudafricano, grandes extensiones de El Cabo se salpican de un rosa sorprendente debido a la floración concentrada de la floración Amaryllis belladona.

No hay hojas para disminuir el impacto, no aparecen hasta después de la floración, lo que le ha valido el apodo local de “damas desnudas”. En naturalista sueco Carl von Linneo bautizó la planta en honor a Amaryllis, una pastora de la poesía clásica, y la palabra latina belladona, que significa “bella dama”.  El nombre amarilis se da comúnmente a los híbridos de Hippeastrum. Estas derivan de especies silvestres que crecen en Sudamérica y América Central, como la H. vittatum de los Andes peruanos. Aunque se incluyeron originalmente en el género Amaryllis, se han transferido a su propio género, que solo se encuentra en las Américas. Otras amarilis ( es decir, familia: Amaryllidaceae) de origen sudamericano se han hecho populares en jardines de áreas libres de heladas, como la Zephyranthes, "Flor del Viento del Oeste"…