Ir al contenido principal

Museo Casa de Cervantes: pequeño jardín con mucha história





La Casa de Cervantes está en Valladolid y tiene un escondido jardín que a la vez está a la vista de todos y que guarda muchas historias, mucha literatura y alguna que otra visita real.Curiosamente, yo que soy vallisoletana nunca he entrado y he pasado por la calle Miguel Iscar miles de veces. Ahora me arrepiento y espero que cuando vuelva de visita, pueda entrar y conocerlo. 


Vista aérea del jardín (google maps)
El Museo está situado en el inmueble que ocupó el escritor durante su estancia en Valladolid entre los años 1604 y 1606. La estancia de Cervantes en Valladolid coincidió con la publicación de la primera edición de El Quijote, en 1605.


Miguel de Cervantes
En su interior se intenta recrear el ambiente que pudo respirar el escritor en una casa discretamente decorada, de acuerdo con las posibilidades de un hidalgo español del siglo XVII.


Sala América, 1918
La casa en una de cuyas plantas habitó Cervantes durante su segunda etapa vallisoletana pertenecía a un conjunto de cinco edificios, similares todos ellos, construidos por Juan de las Navas en 1601 sobre unos solares heredados de su padre y en otros adquiridos en la calle del Rastro de los carneros.
La identificación de la vivienda cervantina se produjo en el año 1866, pero hasta 1872 no se hizo el primer intento de dedicar la casa a una finalidad cultural.
Fue un grupo de jóvenes escritores el que acordó fundar en ella un Ateneo, arrendando la casa y reuniéndose allí para discutir temas literarios.Con motivo de la conmemoración del 275 aniversario de la publicación del Quijote, el 23 de abril de 1875, el farmacéutico Don Mariano Pérez Mínguez, ayudado por los propietarios de la casa, la decoró “con muebles y objetos antiguos, dando a aquel histórico recinto todo el color posible de época”, y se abrió al público.

Don Mariano Pérez Mínguez
La zona delantera de la Casa está precedida por un jardín, de tipología española, diseñado regularmente mediante bojes y mirtos en origen, que ha experimentado diversas variaciones tanto en estructura como en decoración y altura. En el centro se encuentra una fuente de línea clásica rematada por bello fragmento escultórico de mármol del siglo XVI.


Alfonso XIII y Dª Victoria Eugenia visitando los jardines
Si comparamos fotos actuales con antiguas que he podido bajarme de la pagina oficial del museo se puede ver la evolución a lo largo de los años, sobre todo del jardín.


Antiguamente la fachada estaba cubierta de hiedra. Hace un efecto muy bonito, pero con el paso del tiempo esta planta tiene tanta fuerza que puede tirar un muro.





La fuente se conserva, por lo menos, desde 1918, que es la foto más antigua de ella que he logrado conseguir.


Fuente del jardín, 1918
Una de las historias más curiosas de este jardín, es la procedencia del Cristo que encontramos en el margen izquierdo. Pertenecía a la parte superior de la fachada del Hospital de la Resurrección, que tiraron para hacer edificios y por suerte se  ha conservado hasta ahora en el jardín del museo. Si miramos las fotos de 1918 podemos ver como la pared todavía no tiene nada de hiedra.


La pared cuando todavía no tenía hiedra

Fachada del Hospital de la Resurrección 
Parte superior de la fachada del Hospital de la Resurrección, 1918

La verja ha cambiado varias veces a los largo de los años.

Vista desde la calle Miguel Iscar 




En la parte posterior del edificio hay un patio accesorio, con varios pozos, en el que se conserva restos de su tabiquería divisoria correspondiente a los diferentes inmuebles que constituyen el conjunto actual.


Patio trasero con lectores
Video oficial del Museo Casa de Cervantes

El jardín ha mejorado mucho desde sus comienzos y el día que lo visite espero poder hacer un análisis más detallado. Mientras tanto espero que os haya interesado este post y que si podéis, que visitéis este rincón pucelano. 


Agradezco al museo la facilidad que me ha dado para utilizar su archivo fotográfico.

 Dirección

C/ del Rastro, s/n
47001 VALLADOLID
Teléf.: 983 30 88 10
Fax: 983 39 07 03
informacion@mcervantes.mcu.es 


Visitas Guiadas Gratuitas
Nuevo servicio de visitas guiadas gratuitas al Museo. Servicio disponible de martes a sábado en horario de 9:30 a 14:00horas. Previa reserva en el teléfono 983 30 88 10 o en el correo electrónico reservas.mcervantes@ mcu.es.
Mínimo grupo de 5 personas. Coste entrada reducida por grupo:
1,50 €.



Bibliografía:http://museocasacervantes.mcu.es

Comentarios

  1. Muy bueno tu artículo, Cris, me ha encantado. Y tienes razón en que mucha gente ni lo conoce, pasando a su lado a diario. Un pequeño tesoro en pleno centro de Valladolid. Un besazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste, a ver cuando organizamos una excursión y hacemos muchas fotos para colgarlas en el blog. Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Hormonas de enraizamiento ecológicas

- Podemos aprovechar las hormonas que las semillas generan para su propia germinación. - Tradicionalmente se encajaba un grano de maíz en una hendidura practicada  en la base del esqueje.  Esta semilla al germinar generaba hormonas de enraizamiento que favorecía al esqueje. - Se puede usar soja, mijo, trigo, lentejas... en general cereales y leguminosas. - Usamos por ejemplo las lentejas porque son muy rápidas y seguras.

- Las ponemos a remojo en un bote de yogurt. Una parte de lentejas por cuatro de agua, durante 48 horas.


- Una vez germinadas, las pasamos por la batidora con el agua de su propia germinación. - Con este caldo podemos embadurnar los pies de los esquejes o empapar con él los
alrededores de los esquejes ya plantados. - Estas hormonas naturales se degradan fácilmente con la luz por lo que es mejor que el germinado tenga lugar en la oscuridad, y apliquemos el caldo inmediatamente. - Otra forma mas sencilla de usar las lentejas es enterrar unas cuantas junto con cada esqueje. Agua …

Plantas en el Ártico: la supervivencia del más apto

Sólo plantas resistentes pueden sobrevivir a fuertes vientos y fríos intensos en tierras polares. Las plantas con más éxito son simples, como musgos o líquenes. Crecen formando alfombras compactas y bajas  para evitar la congelación, captar la humedad disponible y ser aplastados por la nieve o el hielo.

     El verano al ser corto, las plantas florecen y crean semillas con rapidez antes de que regrese en invierno.. Hay pocos insectos, por eso muchas plantas se reproducen a partir de partes de sí misma como estolones o bulbos.

- Loiseleuria procumbens:



- Musgo:


- Sisynchium filifolium (Pálida doncella):

Esta planta subantártica de la familia del iris tiene hoja de tipo herbáceo. Puede almacenar nutrientes en sus raíces carnosas bajo tierra. Esta capacidad contribuye a su supervivencia y a crecer con rapidez en primavera.

- Artemisia borealis:


- Calandria feltonii:

- Primula scandanavica (Prímula del norte):

- Deschampsia cespitosa:

Amaryllis, las "Damas desnudas"

En el otoño Sudafricano, grandes extensiones de El Cabo se salpican de un rosa sorprendente debido a la floración concentrada de la floración Amaryllis belladona.

No hay hojas para disminuir el impacto, no aparecen hasta después de la floración, lo que le ha valido el apodo local de “damas desnudas”. En naturalista sueco Carl von Linneo bautizó la planta en honor a Amaryllis, una pastora de la poesía clásica, y la palabra latina belladona, que significa “bella dama”.  El nombre amarilis se da comúnmente a los híbridos de Hippeastrum. Estas derivan de especies silvestres que crecen en Sudamérica y América Central, como la H. vittatum de los Andes peruanos. Aunque se incluyeron originalmente en el género Amaryllis, se han transferido a su propio género, que solo se encuentra en las Américas. Otras amarilis ( es decir, familia: Amaryllidaceae) de origen sudamericano se han hecho populares en jardines de áreas libres de heladas, como la Zephyranthes, "Flor del Viento del Oeste"…