Ir al contenido principal

Amaryllis, las "Damas desnudas"

En el otoño Sudafricano, grandes extensiones de El Cabo se salpican de un rosa sorprendente debido a la floración concentrada de la floración Amaryllis belladona.

No hay hojas para disminuir el impacto, no aparecen hasta después de la floración, lo que le ha valido el apodo local de “damas desnudas”.
En naturalista sueco Carl von Linneo bautizó la planta en honor a Amaryllis, una pastora de la poesía clásica, y la palabra latina belladona, que significa “bella dama”. 
Carl von Linneo
Amaryllis, una pastora de la poesía clásica
El nombre amarilis se da comúnmente a los híbridos de Hippeastrum. Estas derivan de especies silvestres que crecen en Sudamérica y América Central, como la H. vittatum de los Andes peruanos. Aunque se incluyeron originalmente en el género Amaryllis, se han transferido a su propio género, que solo se encuentra en las Américas.
Otras amarilis ( es decir, familia: Amaryllidaceae) de origen sudamericano se han hecho populares en jardines de áreas libres de heladas, como la Zephyranthes, "Flor del Viento del Oeste".

Z. candida, de flor blanca y salpicada de estrellas, es la única especie lo bastante resistente para regiones templadas, y sólo en áreas moderadas y a pleno sol.
De manera silvestre se encuentra en las zonas pantanosas cerca de los ríos de Uruguay y Argentina, donde cuenta la leyenda, la visión de un millón de flores floreciendo inspiró a los conquistadores españoles a llamar al gran río de Argentina Río de la Plata. 

Otra especie de "Lirio de lluvia", como se llama en Norteamérica, incluye la blanca Z. atamasca, a la que a veces se llama "Lirio de Pascua".

Comentarios

  1. hermosas..tìmidamente mostraban su belleza en las costas de Colonia del sacramento!nada se compara a las flores silvestres.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por la información :)

    ResponderEliminar
  3. Me alegro que te haya gustado. Un saludo, Meiwes.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Hormonas de enraizamiento ecológicas

- Podemos aprovechar las hormonas que las semillas generan para su propia germinación. - Tradicionalmente se encajaba un grano de maíz en una hendidura practicada  en la base del esqueje.  Esta semilla al germinar generaba hormonas de enraizamiento que favorecía al esqueje. - Se puede usar soja, mijo, trigo, lentejas... en general cereales y leguminosas. - Usamos por ejemplo las lentejas porque son muy rápidas y seguras.

- Las ponemos a remojo en un bote de yogurt. Una parte de lentejas por cuatro de agua, durante 48 horas.


- Una vez germinadas, las pasamos por la batidora con el agua de su propia germinación. - Con este caldo podemos embadurnar los pies de los esquejes o empapar con él los
alrededores de los esquejes ya plantados. - Estas hormonas naturales se degradan fácilmente con la luz por lo que es mejor que el germinado tenga lugar en la oscuridad, y apliquemos el caldo inmediatamente. - Otra forma mas sencilla de usar las lentejas es enterrar unas cuantas junto con cada esqueje. Agua …

Muérdago o la planta del beso

El muérdago (Viscum album) es un arbusto de color verde, que puede medir hasta un metro, semiparásita de troncos y ramas de los árboles, principalmente de robles, encinas y álamos. Su fruto es una baya, blanquecina traslúcida al madurar en otoño, con un jugo pegajoso denominado "liga". Cuando los pájaros comen el fruto, intentan desprenderse de su única y pegajosa semilla frotando el pico en las ramas de los árboles, donde queda depositada y lista para iniciar su germinación. 


En muchas culturas el muérdago  ha estado considerado como una planta mágica. En época de los Romanos cuando celebraban el Solsticio de Invierno  el muérdago era usado para los ritos de fertilidad.

Entre los druidas, nada era más sagrado que el muérdago y el árbol a que éste estaba adherido, especialmente si era un roble, el cual escogían con preferencia para poblar sus bosques sagrados, y no practicaban ceremonia religiosa alguna sin la presencia de sus ramas. De ahí la costumbre de colgar de las puerta…